Batay Cal. Kurth 191 – Ralco Movado

Batay con calibre RALCO - Kurth 191

 

Hay ocasiones en las que es casi imposible referenciar un calibre o identificar un reloj con los escasos datos que nos aporta la web, por lo tanto,  la tarea se convierte en un proceso detectivesco, tirando de los hilos que van apareciendo por el camino.

Esta pequeña pieza, recién adquirida, de estilo de los años 30, aún sigue funcionando a pesar de la suciedad que tiene acumulada y de los años que pesan en su mecanismo.

La pista de la marca Batay es prácticamente ilocalizable, limitándose inicialmente, el fruto de mi investigación, a un puñado de relojes en venta sin ninguna conexión entre ellos, salvo por la marca de la esfera.

En Mikrolisk no aparece ninguna referencia a Batay, pero en cambio sí podemos referenciar la marca RALCO que aparece grabada en la parte trasera del calibre.

Según algunas fuentes consultadas " Ralco " tiene una clara conexión con Movado.

Esas fuentes nos aportan algunos datos:

"Los relojes "Ralco" fueron producidos por Movado, el nombre deriva de la primera letra de los nombres de tres miembros de la familia Ditesheim (propietarios de Movado), Roger, Armand y Lucien, supongo que el Co correspondería a la abreviatura de Compañía.

Para obtener más información sobre los relojes Ralco, se puede consultar el libro de Van Osterhausen, "La historia del Movado". 

Ralco como marca estuvo en uso desde una fecha relativamente temprana (quizás a mediados de la década de 1930),  y el nombre todavía estaba en uso en la década de 1960.  Algunos de los relojes incluyen un elegante logotipo en el dial además del nombre de la marca, que se asemeja a una vista frontal de un avión o una "V" ancha y poco profunda y un pequeño círculo.

Otra información relativa a Ralco indica que, el sábado 11 de octubre de 1941, se registró un registro de marca comercial federal de EE. UU. Para la marca denominativa RALCO. La marca registrada era propiedad de Movado Watch Agency, Inc, y recibió el registro el 17 de marzo de 1942. Venció el 10 de enero de 1986.

Ahora bien, consultando Mikrolisk encontramos esas tres derivas empresariales ligadas a Ralco. La primera y tercera referente a la Movado suiza y a la Movado Estadounidense, y la segunda a una compañía de EXPORTACIÓN.

Ralco Roger Armand / Fabriques Movado La Chaux-de-Fonds, Genf, Schweiz
Ralco Compagnie Generale d'Exportation Ralco / Ralco SA Uhren, Uhrenteile, Goldwaren, Schmuck; La Chaux-de-Fonds, Schweiz; registriert am 25.5.1920
Ralco (im Oval) Ralco (im Oval) Movado Watch Agency Inc. Kleinuhren; New York, USA; registriert im Januar 1930

Tirando del nombre "Compagnie Generale d'Exportation Ralco / Ralco SA ", localizo una carta comercial de 1933 dirigida a un comercio Sevillano, e intuyo que dicha Compañía propiedad de Movado se extendería mundialmente para comercializar relojes con ebauches de la época.

Y dado que el reloj lo he adquirido en un mercadillo en Sevilla Capital, casi más de 80 años después, supongo que vendría de algún comercio de relojería de la ciudad en esas décadas de los años 1930 ó 1940 del pasado siglo XX.

No dándome por vencido en relación a la marca Batay, he tomado otra línea de investigación en referencia a Relojerías/Joyerías de la época y he encontrado unas cartas de la Relojería/Joyería Batay de los años 30, propiedad de Vicente Barceló, con domicilio en la Avd. Pi y Maragall, 18 ( Gran Via ) en Madrid.

Accediendo a la hemeroteca de la Gran Vía de esa época he localizado una foto reveladora con un gran rótulo de Relojería en el centro.

Llegado a este punto, no me aventuro a afirmar que esa relojería en concreto fuese la del Sr. Vicente Barceló, y concluyo mi investigación suponiendo que el reloj provino de esa Relojería Batay Madrileña, que posiblemente comercializara con la firma RALCO, y finalmente terminó depositado en alguno de los comercios relojeros de la época, fruto de esa actividad comercial, donde comenzó su anónima andadura por suelo español.

En cambio, en el trabajo de investigación para la identificación del calibre, "Bestif"  nos dirige hacia la firma "Kurth" al referenciar el calibre por el resorte del tiret al Kurth 191, que entre otras cosas, me ha sido imposible encontrar físicamente en la red.

Kurth, es la abreviatura de la comúnmente conocida como Kurth Frères ( Grana - Certina, etc ).

Por lo que la identificación de este calibre apunta directamente a la compañía de relojes y mecanismos  Certina Kurth Frères, que como leemos en la información de la marca, antes de iniciar su producción completa de relojes propios, se dedicó a suministrar mecanismos a otras compañías.

He encontrado un reloj similar, con el mismo movimiento pero con la marca Ralco grafiada en la esfera, y una publicidad, algo borrosa, del catálogo de esta pieza de esa misma época.

No obstante, y tras haber adquirido varios catálogos de despieces de La classificación horológica de ebauches suizos de 1936, me aparece el calibre identificado como el Cal. 190.

Comienzo con el desmontaje de la pieza, retirando la parte superior de la carrura y el plexi.

Observamos la bonita grafía de la marca Batay, impresa sobre una esfera de estilo art decó con unas agujas azul eléctrico características de este estilo de relojes.

También apreciamos  el Fab. "SUISSE" impreso en la esfera sobre el segundero a las 6.

Esta marcación nos da la pista de que este reloj posiblemente se comercializó para el mercado Francés, y la M marcada en el calibre indica que la caja del reloj es "metálica".

El reloj tiene caja completa de acero inoxidable, por lo que supongo que para la época era un valor añadido a la pieza.

Aquí vemos el calibre Kurth 191 con la marcación RALCO grabada en el puente del barrilete junto a una M, y pienso que es sólo un signo de referencia de la propiedad de distribución/exportación de la pieza.

Cuando comienzo el desmontaje para darle un servicio al calibre, aprecio que el resorte del tirete tiene el brazo que ancla la posición del tirete doblado y no cumple con su función, por lo que tendré que enderezarlo con mucho cuidado.

El mecanismo presenta suciedad y acumulación de aceites secos que habrá que retirar y limpiar con un baño de ultrasonido con alcohol isopropílico.

Desmontado el puente del barrilete, el volante ( equilibrio ) y el puente del áncora sigo con el tren de rodaje.

El puente del rodaje está dividido en dos, un pequeño puente para la rueda de escape, independiente, y otro para las otras tres ruedas (R.Primera, rueda segundero y rueda tercera de transmisión).

En el hueco del volante se aprecian dos grabados con las letras H y G, pero desconozco su significado.

Aquí apreciamos el sistema remointor, previo a su retirada, con el brazo del resorte del tirete doblado, el cual no llega a anclar con el pivote del tirete para poder fijarlo en sus dos posiciones.

El barrilete tiene el muelle real en buenas condiciones, por lo que de momento no se sustituirá y sólo se limpiará y engrasará.

Finalmente todo el mecanismo desmontado se introduce en el baño de ultrasonidos con alcohol isopropílico, para retirar aceites secos y suciedad acumulada.

Una vez limpio comienzo de nuevo el montaje comenzando por la rueda central, o primera que machihembra con el cañón de minutos ( Chausse )

Seguidamente comienzo a montar el mecanismo de remointor, comenzando por el tirete y su tornillo.

Llegados a este punto tengo que enderezar el delicado brazo del tirete, para lo que, utilizando un soldador de estaño en caliente a modo de palanca, lo introduzco en el hueco que forma la figura del resorte y lo enderezo aportándole calor a la pieza para hacerla más moldeable y evitar las trágicas roturas en frio que se producen al manipular piezas de acero de esta edad.

Finalmente, conseguido el objetivo, devuelvo la funcionalidad a la pieza.

Con el  el mecanismo de carga y el tren de rodaje instalado, coloco el volante y con un poco de cuerda el equilibrio comienza a oscilar.

Coloco la rueda con el cañón de la horaria y coloco la esfera.

La caja y trasera de alojamiento del mecanismo, la he limpiado y pulido, también el plexi curvo la firma LABOR, que presenta unas molestas ralladuras por el interior, muy complicadas de restaurar.

Una vez montadas las agujas y comprobado su buena colocación y altura cierro el conjunto.

La corona la he sustituido por una de color acero de generoso tamaño que facilita la tarea de dar cuerda y cambiar la hora.

Al llevar asas fijas le he confeccionado una correa de piel de vacuno "tipo nato", envejecida y tintada en color burdeos con hebilla dorada.

El reloj, a pesar de su reducido tamaño, queda elegante en la muñeca, y la nato le da un toque de informalidad, sin quitarle la esencia vintage que inspira la pieza.